Clásico Faro9: Bugatti 57C Atalante de 1938


Este auto es un verdadero ícono. Fue el auto más rápido que se podía comprar en 1938. Sólo se fabricaron 17 unidades y se desconoce cuántas quedan en buen estado todavía. El modelo de la foto entrará a subasta pronto y se espera alcanzar una cifra de 1.4 millones de Dólares por él. Tiene 4 cilindros, 160 caballos de fuerza y una caja de transmisión de 4 velocidades. Es un digno ancestro del Bugatti Veyron en donde todo este linaje corre por sus venas.






manners

Artículos Relacionados